semecanta

César Reyes nació en San José de Mayo, Uruguay, el 16 de noviembre de 1982. Es redactor creativo, periodista y locutor. Lo que más le gusta es contar las historias que diariamente vive y leer las de otros que como él, escriben lo que se les canta. “En mi vida como lector he tenido la suerte de encontrarme con grandes escritores de todos los palos. Me encontré con Wenceslao Varela, con Horacio Quiroga, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri, Hernán Casciari, en entre otros. En definitiva, leyendo me encontré con muchos grandes, pero un día escribiendo me encontré conmigo, y ahí nace esta historia del blog propio, en el que, como siempre, escribo lo que "se me canta".

Relatos

Volver al pasado…en un autito

16 septiembre, 2014 , Por: semecanta

Hoy me compré un autito. Es un Austin clásico, de esos que en Londres utilizan como taxis, y me salió poco menos de tres dólares. Fue después de muchos años, yo ya con 31 cumplidos, que por esas cosas de…

Relatos

Una dimensión desconocida

16 septiembre, 2014 , Por: semecanta

De pibe una de las cosas que más me gustaba era abrir la heladera de la casa de mis abuelos. Llegaba alborotado, los saludaba y de una me colgaba de aquel electrodoméstico verde marca General Electric. El proceso era corto…

Relatos

“El Gordo” Ruben Dibot

15 septiembre, 2014 , Por: semecanta

Hoy me encontré con “El Gordo” Ruben Dibot. Sí, recorriendo el facebook me topé con esta foto que había subido su hija Alejandra con motivo de su cumpleaños. Ahí está, con su sonrisa de siempre y con su compañera de…

Relatos

El Remate de los Revetria

15 septiembre, 2014 , Por: semecanta

No recuerdo bien si fue un sábado o un domingo, ni cuántos años pasaron desde aquella tarde. Lo que sí recuerdo es que hasta este momento estaba en el debe con mi amigo Danielito y conmigo mismo, ya que siempre…

Relatos

La Dignidad no se compra

15 septiembre, 2014 , Por: semecanta

Hasta ese momento la vida del bar era la de siempre. El aire viciado, gritos y discusiones de los parroquianos, el sonar del vidrio de los vasos y el golpe seco de las bolas de casín. La barra que oficiaba…