Relatos de la Junta

Excrementino Mendiondo propuso la adquisición de una flota de charretes para que los ediles pudieran salir a campaña a recoger inquietudes de los vecinos productores. Esto sería más económico y más acorde con el “modus vivendi” de nuestros campesinos.

Además -argumentó el juntero-, se pueden recoger inquietudes, votos y a la vuelta, algunos choclos o gallinas. Insistió en que se argumentara la partida para nafta, porque -dijo-, a él no le alcanzaba para ir a recorrer los tambos que posee.

 

************************************************************************

Aquí lo que necesitamos es sentarnos todos en una mesa (aunque quedemos con las patas colgando) y hacer fuerza juntos hasta que salga algo sustancioso, y dejarse de posturas raras. Buscar el papel que nos corresponde.

*************************************************************************

 

En la segunda media hora, el edil Vespertino Mendieta, hizo entender con señas que tenía una indisposición intestinal y se retiró de apuro.

Al volver a la mesa, pidió un minuto de silencio. Le preguntaron con motivo de qué, y respondió que no sabía bien pero que nunca estaba de más, ya que podía fallecer alguien, y así iban ganando tiempo.

**************************************************************************

El edil Inclemente Maldada, en un arrebato de genuino patriotismo, pegó un salto y quedó arriba de la mesa, pidiendo a gritos y echando espuma por la boca, se le votara una moción para cambiar el nombre de la plaza 33 Orientales por la de Gregorio Álvarez.

Entre sofocones, arcadas y convulsiones dada la emoción que lo embargaba, fundamentó su propuesta diciendo que, si bien Gregorio Álvarez no era un hombre muy insigne, si tenía muchas insignias, y que había sido uno de los primeros hombres en dar un giro de 360⁰ al país, logrando no volver al mismo punto, cosa única en la historia de un país.

El presidente de mesa, del julepe que se pegó decreto de un saque dos cuartos intermedios, mientras los otros ediles aplacaban a Maldada con masajes y promesas de que sus palabras pasarían al Parlamento.

Por Nelson Romero

Foto: Marín Otero

Compartir

Escrito por

Invitados

En esta sección escriben personas que admiro, que quiero, o que simplemente me han pedido poder publicar en semecanta.com

Deja un comentario

Your email address will not be published.Required

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quizá tambien te interese leer

About Me

semecanta

César Reyes nació en San José de Mayo, Uruguay, el 16 de noviembre de 1982. Es redactor creativo, periodista y locutor. Lo que más le gusta es contar las historias que diariamente vive y leer las de otros que como él, escriben lo que se les canta. “En mi vida como lector he tenido la suerte de encontrarme con grandes escritores de todos los palos. Me encontré con Wenceslao Varela, con Horacio Quiroga, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri, Hernán Casciari, en entre otros. En definitiva, leyendo me encontré con muchos grandes, pero un día escribiendo me encontré conmigo, y ahí nace esta historia del blog propio, en el que, como siempre, escribo lo que "se me canta".

Subscribete a semecanta