Liza había sobrevivido a las dificultades del lugar y con simpatía atendía a los visitantes como Antonio, con alma exploradora, que se adentraban en aquella escalera.

LEE EL CAPÍTULO UNO ACÁ

La función social emprendida por el columnista lo llevó a inventarse la historia de aquella muchacha de sonrisa hermosa y mirada profunda, o a querer inventarse algo más de lo que pudo reflejar la voz y el rostro que se entristecía al hablar de las realidades que en la favela vivió.

Decidió que Liza había nacido 29 años atrás, de madre, padre y hermanos morenos, vivía en una pequeña casa al medio de una escalera que ascendía hasta la mitad del morro y que escondía, en los costados anteriores a lo Liza, asesinos, traficantes y violadores.

De ese ambiente complejo, Liza pudo aprender a lidiar y convivir con la dificultad, gracias a quien Antonio imaginó como Betao, un joven surfista que la acompañaba, mañana a mañana, a bajar del morro y llegar a la ciudad para ir; contra la voluntad de sus padres y en secreto; a la escuela.

La relación con Betao fue creciendo y mucho, con las caminatas por las angostas escaleras y aquellas palabras que el ya adolescente le daba a la gurisa. En el momento en que Antonio vislumbraba la situación, Liza tenía 11 años, seis menos que el adolescente que todas las mañanas aparecía con su tabla descendiendo de lo alto del lugar.

LEE EL CAPÍTULO TRES EL MIÉRCOLES 16 DE MARZO

Agustin Berriel

Mi nombre es Agustín y soy comunicador; bah, intentó ser comunicador.

En un oficio tan nómade, intento pasar, sin quedarme mucho tiempo, por las muchas variantes del mismo.

Desde periodismo deportivo, alguna crítica musical y alguna caricatura me ha tocado hacer; siempre indeciso y vacilante hasta conocer el oficio del publicista, el cual aún no practico y para el cual estoy preparándome y del cual deseo hacer un modo de vida.

Ahora esta otra parte de la comunicación: la escritura narrativa.

Veremos qué pasa en esta aventura en semecanta.

Compartir

Escrito por

Invitados

En esta sección escriben personas que admiro, que quiero, o que simplemente me han pedido poder publicar en semecanta.com

Deja un comentario

Your email address will not be published.Required

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quizá tambien te interese leer

About Me

semecanta

César Reyes nació en San José de Mayo, Uruguay, el 16 de noviembre de 1982. Es redactor creativo, periodista y locutor. Lo que más le gusta es contar las historias que diariamente vive y leer las de otros que como él, escriben lo que se les canta. “En mi vida como lector he tenido la suerte de encontrarme con grandes escritores de todos los palos. Me encontré con Wenceslao Varela, con Horacio Quiroga, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri, Hernán Casciari, en entre otros. En definitiva, leyendo me encontré con muchos grandes, pero un día escribiendo me encontré conmigo, y ahí nace esta historia del blog propio, en el que, como siempre, escribo lo que "se me canta".

Subscribete a semecanta