Agosto 2007

Hoy les voy a contar un poco sobre nuestro periplo por los Fiordos de Noruega.

La definición técnica o wikipediesca de “Fiordos” es: Un fiordo es una estrecha entrada de mar formada por la inundación de un valle excavado o parcialmente tallado por acción de glaciares.

Lo de “tallado” no podría encajar mejor. El paisaje de montañas y valles que se recortan, intersectan y superponen entre un cielo celeste y lagos azules parece la obra de un artesano tallador capaz de entregar su vida por la pieza que está elaborando.

Antes de emprender la expedición por el litoral Oeste de Noruega, yendo desde el Sur al Norte, tuvimos un breve mitting actuado sobre la decisión del camino a tomar. Digo actuado porque realmente teníamos todas las decisiones tomadas. Partiríamos desde Oslo el 31 de Julio y llegaríamos a Trondheim el 3 de Agosto, donde despediríamos a Sherman y recibiríamos a Paco y Lucía, “La Doc”.

Noche con sol de verano
Noche con sol de verano

Otras camionetas sé que no la tuvieron tan fácil en el voto dividido. Es que el recorrido académico marcaba un itinerario que no te acercaba a los Fiordos. De Oslo ibas a Bergen y desde ahí seguías una ruta de obras arquitectónicas de Sur a Norte pero más volcado al Este y a la frontera con Suecia.

En defensa del recorrido debo decir que las obras a visitar son excelentes. Los arquitectos nórdicos son muy buenos y con una sensibilidad muy especial por el tratamiento de los materiales, siendo la madera uno de los más usados para darle vida a las obras.

Este voto dividido se repite año tras año por los diferentes grupos de viaje.

Nuestra decisión fue ir por otras obras, las de Odín. No hay otro artesano que pueda haber sido capaz de tallar esas rocas y valles con la precisión de un Dios.

El 31 de Julio partíamos de Oslo con la misión primera de recargar la garrafa del anafe. Ahí descubrimos que no solo tendríamos problemas con la moneda, sino que también con otros insumos. Las garrafas de camping que eran universales en el resto de Europa en Noruega no eran iguales, por lo que tuvimos que comprar una nueva con su envase incluido, aumentando la inversión no amortizable (a no ser que cuando quisiéramos recargar la garrafa volviéramos a Noruega).

Con la moneda algo parecido. Chau Euro y a cambiar Coronas. Tanto Dinamarca como Suecia también se manejan con sus propias divisas. No solo tuvimos la depreciación de andar haciendo cambio de monedas varias, dólares a euros y euros a coronas, y a coronas cuando fuéramos a otro país escandinavo, sino que los precios en estos países eran realmente elevados en comparación con el resto de Europa.

Cascada Fonn
Cascada Fonn

En nuestro viaje de ruta sin un objetivo marcado más que el de disfrutar del paisaje, hacer paradas de contemplación, y lograr llegar a una cabaña para alojarnos, nos topamos con un interesante punto: “el cráter del meteorito” -o algo así sería la traducción- “Velkommen til Gardnos Meteoritt Ktater”.

Un meteorito que supuestamente cayó ahí hacía 650 millones de años… si ese cartel estuviera en Ecilda Paullier lo primero que decís es “esos canarios te están haciendo terrible verso”, pero como son noruegos quedás en la duda.

El lugar no tiene nada de particular, no hay un pozo, no está Kal-El, ni tampoco restos de ningún otro extraterrestre.

Proseguimos nuestro viaje y dimos con un complejo de cabañas muy acogedor en las cercanías de Hemsedal. Ahí nos hicimos comida casera y pasamos la noche.

Seguimos haciendo ruta y cruzando valles de agua. El recorrido va atravesando los fiordos y la ruta se va cortando y remplazando por balsas que te cruzan de un extremo al otro. Kilómetros más y volvés a repetir la secuencia.

Las balsas no eran pequeñas pero tampoco eran ferrys. Yo creo que entraban alrededor de unos 40 autos. En esas instancias era cuando aprovechábamos para comer lo que habíamos dejado preparado del día anterior.

Las rutas estaban en muy buen estado y te dejaban ver todos los paisajes del entorno. Había partes en las que bordeábamos las montañas y teníamos toda la panorámica de los lagos, planos como un plato; otras partes en las que te metías entre las montañas flanqueados por el verde de las praderas y las cabañas salpicadas en las laderas, y partes en las que atravesabas las montañas por sus túneles.

Valles
Valles

En ocasiones debíamos trepar las montañas y bajarlas con sumo cuidado. Supimos hacer galantería de manejo usando mucho el rebaje como freno. Especial cuidado en llevarse todas las bajadas a freno porque arruinas La Camio y podes llegar a quedarte sin pastillas para el resto del camino.

La segunda noche la pasamos en una cabaña en las cercanías de Fonn. Ésta era mucho más pintoresca. Tenía como vista el frente de una montaña y veías como de ella pendía un hilo de agua cayendo desde su parte más alta. A la postre nosotros teníamos nuestra propia cascada. Un cauce de agua de deshielo y lluvia bajaba con gran estruendo y fuerza a solo metros de la cabaña.

Esa noche nos hicimos unos exquisitos embutidos a la parrilla.

Nuestro tercer día comenzó lluvioso. Nos dirigíamos a Trondheim donde despediríamos a Sherman y recibiríamos a Paquito y “La Doc”. No teníamos la certeza de poder llegar en la noche, pero algún lugar para pernoctar encontraríamos.

De camino nos topamos con una vieja ¿iglesia? hecha en madera. El aroma de las tablas era muy particular e intenso. Albergaba años de construida, nieve y deshielos. A su lar la acompañaba un pequeño cementerio con lápidas de fines del Siglo XIX.

elbloque2007

Previo a nuestro lugar de pernocte nos hicimos de unas bebidas espirituosas. Era jueves y teníamos la premisa indicada por Editorial Elbloque de brindar por Thor ese día, haciendo honor a él.

Nos topamos con un Camping que estaba abierto, y a su vez cerrado. Todas las instalaciones estaban a disposición, solo que la recepción cerraba a las 20hs y hasta las 9hs del día siguiente no abría sus puertas. Eso nos permitió poder armarnos y salir por la mañana temprano sin tener costos asociados. Lo mismo haríamos en Suecia, donde también trabajan bajo la misma modalidad.

Esa Noche con Sol en el verano Nórdico subimos nuestras copas de plástico y brindamos por el blondo hijo de Odín, cuando todavía no se lo había traído al cine, cuando aún estaba en el anonimato del global y solo recordado por aquellos fanáticos de Marvel Comics y las cartas Mach4.

Ya el viernes emprendimos el viaje a Trondheim. Previo le dimos el gusto al Peluca de probar si es posible armar la carpa en el techo de la camioneta, ocurrencia muy original que tuvo una noche de “P”, la peor de nuestra historia.

Lagos
Lagos

De camino recolectamos multas varias por los túneles. Los muy ladinos tienen las cámaras y sensores muy bien escondidos. Es increíble como ellos, noruegos, suecos, daneses y finlandeses, tienen rutas que parecen una pista de carreras, perfectas, vehículos potentes, predominantemente Volvos, y no pasan de los 90 Km/h que indican casi la mayoría de los carteles.

Fuimos por Paco y La Doc, y nos hicimos una buena comida casera. Esa fue la única vez que Elbloque 2007 estuvo completo en tierras foráneas. Despedimos a Sherman por la madrugada, no sin antes recolectar algún flash más por los túneles, cerrando así nuestra recorrida de más o menos 650 km de rutas por los Fiordos. Toda una experiencia.

 

Bonus: Edición de la Guía #10 de Editorial Elbloque.
Guias de Viaje #10_ Nórdicos.pdf

Compartir

Escrito por

Gabelo

Si cualquier día corriente de nuestras vidas podemos vivir un hecho que se convertirá en anécdota, imaginá todas las que podés recabar si das la vuelta al mundo. Eso que parece tan loco Gabelo ya lo hizo por nosotros, y de ahora en más compartirá sus vivencias a través de posteos semanales en semecanta.com

Deja un comentario

Your email address will not be published.Required

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quizá tambien te interese leer

About Me

semecanta

César Reyes nació en San José de Mayo, Uruguay, el 16 de noviembre de 1982. Es redactor creativo, periodista y locutor. Lo que más le gusta es contar las historias que diariamente vive y leer las de otros que como él, escriben lo que se les canta. “En mi vida como lector he tenido la suerte de encontrarme con grandes escritores de todos los palos. Me encontré con Wenceslao Varela, con Horacio Quiroga, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri, Hernán Casciari, en entre otros. En definitiva, leyendo me encontré con muchos grandes, pero un día escribiendo me encontré conmigo, y ahí nace esta historia del blog propio, en el que, como siempre, escribo lo que "se me canta".

Subscribete a semecanta