Todos tenemos un ensayo pendiente, el de nuestra existencia.

Liberarnos de nuestras cadenas y ser libres por lo menos una vez.

Despertar del libre albedrío que nos encadena tomando conciencia de nuestros lamentos, esos lamentos que se van acumulando y forman un río frío, oscuro y caudaloso, rodeado de árboles altos y ramas verdes como nuestros sueños inalcanzables.

Necesitamos creer que hay alguien superior que todo lo ve, que todo lo juzga, tal vez sea producto de nuestra propia incapacidad, del miedo paralizador que es ver la realidad y actuar en consecuencia, con buena fe.

Leemos, escribimos, educamos, sociabilizamos y nos conmocionamos antes las injusticias del mundo, linda portada para un periódico digital.

¿Y nuestra propia basura? Esos Cookies que van quedando en el alma, ¿Los tiramos a la papelera de reciclaje mitigando nuestra conciencia?, ¿O los reciclamos para otra carpeta llamada hipocresía?

La ecuación para la paz mundial es muy fácil de plantear; solidaridad + esfuerzo x humanidad al cuadrado = 7000 millones.

Pero, ¿realmente nos importa? ¿O es otro título más para el noticiero de la vida?

Creemos que nuestros valores demuestran quienes somos por el temor a preguntarnos quiénes somos realmente, y en el bolsillo mediano de nuestra mochila guardamos las frustraciones, los sueños no cumplidos, y deseos apagados.

Coleccionamos recuerdos hermosos de nuestros hijos y padres, pero no recordamos que existen hijos que mueren por hambre, ni que hay padres que aún buscan a sus hijos.

Y así venimos viviendo, muy superficial pero a la moda, somos nuestros propios diseñadores, exclusivos, siempre a la vanguardia, somos la última tendencia del planeta.

Pero falta algo, o al menos eso intento creer…

 

MagdalenaMe llamo Magdalena De León, tengo 34 años, estudio Bachillerato opción Medicina pero me encanta escribir. Tuve la suerte de encontrar un maravilloso lugar en la ciudad de San José de Mayo, a cargo de un profesor medio hippie que es un verdadero crack.

Me gusta dormir mucho aunque cuando me despierto me arrepiento de haber dormido tanto y ahí comienzo a problematizar sobre el tiempo, la vida, y el mundo. Y justo en ese momento, enciendo la computadora y arranco a escribir. Extraña forma de inspirarse.

Mi mejor amigo es Don Quijote de la Mancha. Desde que lo leí, él jamás me abandonó.

Amo la playa, el asado y el mate amargo.

En el verano duermo de medias y tapada.

En fin, soy una persona normal que ama y disfruta las cosas más simples de la vida.

Y uno de mis sueños es conocer París…

 

Compartir

Escrito por

Invitados

En esta sección escriben personas que admiro, que quiero, o que simplemente me han pedido poder publicar en semecanta.com

Deja un comentario

Your email address will not be published.Required

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quizá tambien te interese leer

About Me

semecanta

César Reyes nació en San José de Mayo, Uruguay, el 16 de noviembre de 1982. Es redactor creativo, periodista y locutor. Lo que más le gusta es contar las historias que diariamente vive y leer las de otros que como él, escriben lo que se les canta. “En mi vida como lector he tenido la suerte de encontrarme con grandes escritores de todos los palos. Me encontré con Wenceslao Varela, con Horacio Quiroga, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri, Hernán Casciari, en entre otros. En definitiva, leyendo me encontré con muchos grandes, pero un día escribiendo me encontré conmigo, y ahí nace esta historia del blog propio, en el que, como siempre, escribo lo que "se me canta".

Subscribete a semecanta