Por Manzana Ribada (Conocela al final del post)

¿Mentís? ¿Mentiste? ¿Mentirías?
Algunas personas tienen una fuerte moral con esta palabra. ¡No mientas! ¡Decí siempre la verdad!

Yo, solo quiero que me expliquen… ¿Para qué? ¿Siempre vale la pena decir la verdad?


Particularmente estoy convencida que a veces no es para nada necesario. De hecho, en ciertas ocasiones es muy incomodo decir la verdad y muy cómodo mentir. Lo cierto es hay pequeñas situaciones en que no es tan grave, no pasa nada, y quizás hasta le evitas una molestia al otro.

Cuando un hombre te insiste en salir, podes poner 2 o 3 excusas, 4 a lo sumo. Pero en algún momento tenés que decirle que no directamente, o ¿no? Por empezar, las excusas son mentira la mayoría de las veces. Por seguir, ¿Qué mal haces diciéndole alguna mentira simple que te ayude a no dar explicaciones? ¿Podrías decir la verdad? Obvio que sí. Pero cuando la verdad es “no me gustas”, ¿Qué sentido tiene decirla? ¡Vamos! Todos lo hicimos, porque es menos doloroso decir “Volví con mi novio” o “Estoy en otra”. ¿Podríamos no dar explicaciones? Por supuesto, pero no es el tema.
¿La pasaste bien? Sí, claro re copado. ¿Para que dirías “No, la verdad que la pasé mal y quiero pegarme un tiro en la frente”? ¿Cómo remontás eso? ¿Hay otras respuestas? Sí, siempre. Pero hablamos de que quizás no es tan terrible ni sos una mala persona por mentir un poco, a veces.

Ahora, tengamos cuidado, ¿Qué nos gustaría a nosotros? A mi entender depende de la relación, yo quisiera que me digan la verdad si amerita, si tenemos historia. De otra manera quizás me da igual, porque no interesa, “Chau, listo”. Me parece que lo importante es no dejar al otro pedaleando en el aire, menos si nos conocemos, tenemos una historia en común, amigos, conocidos, entorno, etc.

No es la intención ir por la vida con la bandera de que mentir esta bien. En absoluto, es simplemente que nos detengamos a pensar que a veces mentir un poquito no nos convierte en el diablo.

Muchos Saludos
Manzana

 

Perfil de la autora

manzana
Manzana Ribada

Cuando recién comenzamos con el proyecto de semecanta.com dijimos que esto era como una especie de fogón en una playa una noche de enero; lo arrancaba uno, se le sumaban unos cuantos amigos y después la gente comenzaba ha caer sumando sus vivencias a ese grupito despreocupado y repleto de buena onda. Afortunadamente esa última etapa, la de que venga gente nueva, ya la estamos transitando en semecanta. La chica que hoy postea es una argentina que vive en Buenos Aires, y es tan buena onda que, al no saber casi nada de su persona, ella misma redactó su perfil. ¡Gracias porteña!

Soy Manzana Ribada Fastuca, tengo 32, varias canas que no se ven. Me molesta mucho que me esteriotipen. Amo cambiarme el pelo. Extrema. Me encantan las aventuras. Mis comidas preferidas son el asado y los tallarines con bolognesa. No me banco las modas, soy muy sensible, aunque no me gusta demostrarlo.

Compartir

Escrito por

Invitados

En esta sección escriben personas que admiro, que quiero, o que simplemente me han pedido poder publicar en semecanta.com

Deja un comentario

Your email address will not be published.Required

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quizá tambien te interese leer

About Me

semecanta

César Reyes nació en San José de Mayo, Uruguay, el 16 de noviembre de 1982. Es redactor creativo, periodista y locutor. Lo que más le gusta es contar las historias que diariamente vive y leer las de otros que como él, escriben lo que se les canta. “En mi vida como lector he tenido la suerte de encontrarme con grandes escritores de todos los palos. Me encontré con Wenceslao Varela, con Horacio Quiroga, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri, Hernán Casciari, en entre otros. En definitiva, leyendo me encontré con muchos grandes, pero un día escribiendo me encontré conmigo, y ahí nace esta historia del blog propio, en el que, como siempre, escribo lo que "se me canta".

Subscribete a semecanta