PERROSComo uruguayo me da un poco de vergüenza escribir este post. En realidad no sé si me da vergüenza o miedo. Miedo por saber que en algún tiempo me puede pasar a mí o alguna persona que quiero. Me da miedo y me erizo al saber que si nada cambia también yo puedo morir de una forma tan aterradora e inhumana.

Murió paciente mordido por perros en Etchepare y atacaron a dos más

Sí, así de impactante e increíble como lo lees. Ese fue el título de diario El País de Montevideo del pasado martes 26 de marzo del 2015. Sí, sí, del 2015. Loco que a estas alturas pasen cosas como estas en un país que se consideró la Suiza de América, ¿no? Y mirá que hubo quienes publicaron directamente “Se lo comieron vivo”.

Los primeros párrafos del artículo decían esto, y tranquilo, no vas a estar leyendo una novela de terror, es pura y fría, helada realidad:

El paciente de unos 70 años que fue atacado ayer salvajemente por un grupo de perros a escasos metros de la cocina de la colonia Etchepare ubicada en San José, falleció anoche y esta mañana dos pacientes más de los pabellones 26 y 28 fueron atacados.

El sindicato de trabajadores de la colonia Etchepare se moviliza esta mañana en la puerta del recinto en protesta por los casos.

El hombre fallecido tenía dificultades para trasladarse y tras el ataque sufrido ayer de mañana terminó con heridas de tal gravedad que obligaron a su internación en el Hospital Pasteur. Sus brazos quedaron destrozados, con los huesos y tendones a la vista, según pudo saber El País tras consultar varias fuentes sanitarias.

Una jauría de entre 80 y 100 perros somete cotidianamente a pacientes y funcionarios de ese centro asistencial dependiente de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE).
Leer esto me da vergüenza y miedo, y ahora le sumo que me da bronca, muchísima bronca.

Desde hace años se viene hablando del problema de las jaurías de perros sueltos en este lugar. Se hablado mucho y se ha hecho muy poco. Nada diría yo. Pero ustedes, los que no son uruguayos principalmente, se estarán preguntando ¿cómo puede ser que existan jaurías de perros salvajes dentro de un hospital psiquiátrico? La respuesta es tan simple como la irresponsabilidad humana.

La colonia Etchepare, el hospital psiquiátrico donde se dio este dantesco hecho con consecuencias fatales, cuenta con un predio enorme en el que los montes de eucaliptos predominan. Las personas que ya no quieren a sus perros consideran que abandonarlos ahí es una buena opción. Es así que lo que primero fueron unos pocos perros adoptados por algunos pacientes, luego fueron decenas y centenas y no hubo tantos internos para adoptar tantos bichos.

Fue así que los mosaicos sin atención se fueron aliando y tal cual pandilla hondureña vagan por los montes en busca de comida. Apareándose y reproduciéndose entre ellos. Se vuelven fieras cuando deberían ser perros. Son la consecuencia de los humanos cuerdos que están afuera del tejido perimetral del hospital. Reitero, son los cuerdos los que generan el problema que tiene como víctimas más comunes a los internos de esos nosocomios; Los más desvalidos, los que están ahí adentro porque es en ese lugar en el que están “protegidos”.

Sus destinos los definieron tipos cuerdos que están afuera, desde donde ahora, precisamente, llegan los problemas en forma de perros, y se agrandan hasta convertirse en jaurías salvajes. Mutan como mutamos los cuerdos que estamos afuera, nos ponemos salvajes ante las necesidades y no medimos las consecuencias. Esas jaurías son el reflejo de nosotros, que hace pocas horas y sin saberlo matamos a un pobre anciano psiquiátrico de 70 años de edad.

Luego de esto los funcionarios del hospital se movilizaron y reclamaron acciones a las autoridades para evitar nuevos ataques y muertes. La Justicia dictaminó que los canes fueran “erradicados”, pero no especificó nunca que fueran sacrificados. Las autoridades de la Salud dicen que no los van a matar y que buscan la colaboración de las organizaciones de defensa animal para encontrar una solución que los deje bien con Dios y con el Diablo. Y por último, las organizaciones de defensa animal hacen marchas reclamando por la vida de los perros.

Nadie se movilizó por el muerto. Se movilizaron por miedo a que les pase a ellos o a alguien que quieren, lo que padeció el ahora fallecido del que muy pocos saben el nombre. Estos casos son así, no tienen nombre ni apellido, eso es secundario, como las personas psiquiátricas en nuestra sociedad.

Dicen que muerto el perro muerta la rabia, pero en este caso creo que el dicho no resulta. Al parecer los perros no se van a morir, como sí murió el anciano, y la rabia, mucho más lejos está de desaparecer, porque si algo da esta situación es eso: rabia.

Mi vieja, que hace 25 años labura en un hospital psiquiátrico, se enfadaba mucho conmigo cada vez que yo llamaba “locos” a sus pacientes. ¿Pero por qué se enojaba tanto? Primero que nada porque ellos, los enfermos psiquiátricos, se ganaron su cariño y sobre todas las cosas su respeto. Y segundo, porque mi vieja siempre me ha dicho que “desde que nacemos con cabeza, somos locos potenciales”.

Eso me da miedo. No saber que pudo llegar a ser uno de ellos; me da miedo saber que por el olvido y el desinterés de las autoridades de mi país y sobre todo de los cuerdos de afuera, también a mí me puede estar matando una jauría de perros salvajes mientras camino por los montes de algún hospital psiquiátrico.

Y lo que más me angustia es saber que quizá mi doloroso final, termine siendo motivo de vergüenza de un hermano uruguayo que expresa sus sentimientos a través de un blog y desea que su país sea de los mejores del mundo, y evidentemente esto no es prueba de ello.

 

Les dejo este documental de Gotan Project y que muestra la realidad de las colonias psiquiatricas de Uruguay

Compartir

Escrito por

semecanta

César Reyes nació en San José de Mayo, Uruguay, el 16 de noviembre de 1982. Es redactor creativo, periodista y locutor. Lo que más le gusta es contar las historias que diariamente vive y leer las de otros que como él, escriben lo que se les canta. “En mi vida como lector he tenido la suerte de encontrarme con grandes escritores de todos los palos. Me encontré con Wenceslao Varela, con Horacio Quiroga, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri, Hernán Casciari, en entre otros. En definitiva, leyendo me encontré con muchos grandes, pero un día escribiendo me encontré conmigo, y ahí nace esta historia del blog propio, en el que, como siempre, escribo lo que "se me canta".

0 Comments

  1. fatal realidad son considerados la escoria de la sociedad . ni siquiera se ocupan de la higiene personal de los paciente ni que hablar del mantenimiento edilicio vergonzoso

  2. los animales cuando no tienen hambre no matan !!!!!

    • Justo Atilio Torres

      02 abril 2015, 5:25 pm

      Que equivocada estás Rosita . Es solo preguntar a los criadores de ovejas y veras que en la noche se juntan perros mansos de distintos establecimientos rurales,bien alimentados y diezman majadas completas matando solo por el hecho de matar

  3. Justo Atilio Torres

    02 abril 2015, 5:21 pm

    Gracias Cesar por mostrarme esto que yo había visto , tu sabes que yo me paso rascando ….las…….bolas y miro todo , a esto capaz que lo pasaron pero en ningún programa periodístico de la T V lo vi

  4. Lamentablemente, dentro de un par de meses nadie hablará de la muerte del anciano a causa del ataque de estos perros-fieras. Lo lamentable es también que habiendo tanta gente interesada en el “bienestar de los animales” no se junten con las autoridades y propongan en conjunto algo concreto, más allá de señalar con el dedo a quienes piensas en soluciones que consideran drásticas e inhumanas. Yo tengo mi perro y soy responsable por él, sé que no se va a convertir en una fiera pero, qué hacer con los miles y miles que como bien dice César la gente cuerda abandona no solo en las colonias sino en todas partes. Una solución debe haber, no he sabido de que esto ocurra en otro país, sea tercermundista o no.
    Gracias César, un placer leerte como siempre.

  5. María Silva

    03 abril 2015, 5:56 pm

    Los perros se comportan de acuerdo a sus razas, crianza y modo en que sus dueños los entrenan y los quieren. Puede haber perros que sin razón alguna ataquen ovejas, así como hay otros que las cuidan y colaboran con el arreo. Sí me consta que en Uruguay es bastante “normal” ir por la calle y encontrarse con cuatro o más perros que te acorralan, sufrí un ataque siendo pequeña y mi última experiencia fue hace dos años en Colón. Algo hay de agresividad en las razas en el Uruguay, tal vez sea la genética en relación con el medio ambiente, sería bueno encontrar especialistas que lo puedan explicar. Del comentario no entiendo, me parece innecesaria y no comparto la comparación: “… tal cual pandilla hondureña vagan por los montes en busca de comida….” La gente que abandonó los perros, las personas que no hicieron nada en estos años, las personas que han sido indiferentes ante la situación de los enfermos ¿de qué nacionalidad son? Saludos.

  6. No se como llegué a tu blog, no lo recuerdo, navegando como si de un barco se tratase… Me llegaron al alma tus palabras, pienso igual que tu, ¿ el anciano muerto quien era, cómo llegó alli, tenía familiares, tenía amigos, alguien lloró por el? Que triste saber que no sabemos nada de él, que solo murió por unos perros que lo atacaron. En el 88 CEMA edita éste documental y Laura Canoura es quien debe hacerlo.
    ” Mi hija tenía 1 año y yo trabajaba como editora en CEMA. Cada corte, cada prueba de toma de este video la padecí como si estuviera ahí internada. Imaginen a Pincho Casanova y a Daniel Cheico que hicieron todo el trabajo de filmación.
    Durante años soñaba con algunas caras del documental…pensaba si estarían vivos aún, si las cosas podrían cambiar.
    Cuál es el instante del universo que hizo que esas personas estuvieran ahí…cuál el instante que permitió que yo no estuviera.
    En éstos días que tanto hablamos todos de los perros de la Colonia, bueno sería que empezáramos a hablar de los internos y qué hacemos todos y cada uno para mejorar sus condiciones de vida.
    Si se animan a verlo son 15 minutos nomás.”
    Aquí te lo dejo, por si te animas.
    https://www.youtube.com/watch?v=ZPO5zvPyE_k

    Un abrazo

    • Muchas gracias Chavela. Con gusto miraremos el trabajo que nos dejas. Nosotros te invitamos a seguir leyendo semecanta.com, un blog que no es más que una rueda de amigos charlando. Abrazo y nuevamente gracias.

  7. Pobres de cabeza los demagogos de la fauna que salen a hablar de proteger a los animales. Si era un familair de ellos seguro ya habían hecho justicia por mano propia, ¿o acaso no piden lo mismo para los rateros de comercios que por $U 200 te pegan un tiro?

Deja un comentario

Your email address will not be published.Required

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quizá tambien te interese leer

About Me

semecanta

César Reyes nació en San José de Mayo, Uruguay, el 16 de noviembre de 1982. Es redactor creativo, periodista y locutor. Lo que más le gusta es contar las historias que diariamente vive y leer las de otros que como él, escriben lo que se les canta. “En mi vida como lector he tenido la suerte de encontrarme con grandes escritores de todos los palos. Me encontré con Wenceslao Varela, con Horacio Quiroga, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri, Hernán Casciari, en entre otros. En definitiva, leyendo me encontré con muchos grandes, pero un día escribiendo me encontré conmigo, y ahí nace esta historia del blog propio, en el que, como siempre, escribo lo que "se me canta".

Subscribete a semecanta