Delincuentes redes socialesCada vez son más comunes –y a mí me sorprenden- las noticias o publicaciones que aparecen en las diferentes redes sociales como facebook, en las que los protagonistas son delincuentes. Sí, así como lo estás leyendo.

Es recurrente ver a un asesino desde la celda de alguna cárcel esgrimiendo unos cuchillos y amenazando; a un pibe que “sube” una foto posando al lado de un plasma que “le ganó” al vecino de la esquina; o nos topamos con un minita mostrando una billetera que, indudablemente, no le pertenece porque se la “choreó” a una jubilada distraída.

Después están los otros que supuestamente tienen más códigos que los rateros mencionados anteriormente. Esos son los “Robin Hood” de la actualidad, porque le roban a los “ricos explotadores” para “darle” a los más necesitados, claro, hay que ver cómo se lo dan.

Ahí aparecen, por las redes sociales se muestran, lucen sus “trofeos” y exhiben sus “altas llantas”, que le sacaron a un pibe que vino de otro barrio a armar “bardo”, según publicaron en sus muros.

Pero a mí no me preocupa esto que les estoy contando, lo que me preocupa es lo que generan esos post. Realmente es sorprendente ver la cantidad de “me gusta” que recogen, pero como si eso fuera poco también reciben muchos comentarios de aliento y hasta felicitaciones, y sorprendentemente es muy frecuente que esas publicaciones (la de los delincuentes con su botín) sean compartidas o retuiteadas por personas que aparentemente nada tuvieron que ver con el hecho. Pero, ¿nada tuvieron que ver?

No hace mucho tiempo, cuando yo todavía vivía en Uruguay, hablaba con un pibe de mi pueblo que hacía poco había salido de la cárcel después de comerse una cana de dos años por rapiña o algo por el estilo. El flaco era joven, de unos 20 años, así que apenas cumplió la mayoría de edad ya estaba preso.

Siempre he creído que si todos los efectivos policiales fueran todas mujeres madres, los niveles de delincuencia disminuirían notoriamente, pero ese es otro tema.

Él loco me confesó que desde que salió de la cárcel se sentía una especie de ídolo, porque muchos pibes de su edad no paraban de alcahuetearlo día y noche. Lo rodeaban en las comidas, le celebraban los chistes, hacían lo que él decía, en definitiva, lo idolatraban.

Ya me había olvidado de esa charla hasta que el otro día leí una noticia, muy vieja ya, de unos pibes que habían saqueado unos supermercados en la provincia de Córdoba- Argentina, y apenas habían llegado a su casa publicaron las fotos en sus muros de facebook sumando muchos “me gusta” y comentarios de aliento para seguir con esa noble causa, robarle a un laburante.

A mí no me vengan con que está bien robarle a un tipo de plata. No deja de ser robo. El flaco puede ser un miserable como persona, pero el chorro, el asesino, el rapiñero, aparte de también ser un miserable como persona, de yapa no tiene un mango, es un pobre pelado que nunca va a dejar esa condición a menos que cambie la cabecita.

Confieso que a mí me molestan muchísimo los mensajes de aliento a estos tipos. Me dan asco y hasta un poco de impotencia.

Estoy seguro que los pibes que hacen esas pelotudes -la de subir las fotos- tienen una muy baja autoestima, y con esos “me gusta”, comentarios alentadores y varias muestras de admiración que muchos les dan (quizá vos también) un poco deben alimentar su desnutrido ego. Es por eso que como bestias necesitan seguir dándole de comer (al ego), por ende, seguir delinquiendo.

Lo peor es que otros como ellos ven esos grandiosos resultados, y se dicen a si mismos: “si a ellos les va bien ¿por qué a mí no?”, y es ahí cuando hacen lo mismo, salen con un “chumbo” o lo que sea a robar lo primero o al primero que se les cruce, para después presumir de su hazaña con la complicidad de las redes sociales.

Si por casualidad vos sos de los que me preocupan, no de los que me sorprenden que son ellos, sólo te quiero decir una cosa:

Cada vez que vos le das “me gusta” a una foto que muestra a un delincuente exhibiendo algo robado, sin que lo sepas le estás apuntando a un trabajador. Si para peor sos de los que comentan las fotos dándole para adelante al pichi, ahí estás gatillando el revolver. Pero si después de eso tomás la estúpida decisión de compartir el estado del delincuente, ahí le disparaste a la cabeza del laburante que, sin que lo escucharas, te suplicaba por su vida porque tiene una familia que mantener.

Desde ese momento también vos pasas a ser un asesino, porque con tus acciones llevaste a que el delincuente concretara su crimen.

Vos sabés que por esto no te va a condenar ningún juez, pero no te despreocupes, porque quien te va a condenar es tu conciencia. Ella está en tu cabecita con el brazo en alto, sujetando el martillito, esperando dictar sentencia y de esa no te salva ningún abogado ni fianza.

Así que andá buscando tu mejor foto de perfil, porque si sos de los que le da para adelante a los delincuentes, puede que en poco tiempo también la necesites, pero desde ya te adelanto que yo nunca, pero nunca, te voy a dar ni un mísero “me gusta”.

 

Ayudanos a crecer. COMPARTÍ este post en tu facebook, twitter o donde quieras, pero compartí.

Compartir

Escrito por

semecanta

César Reyes nació en San José de Mayo, Uruguay, el 16 de noviembre de 1982. Es redactor creativo, periodista y locutor. Lo que más le gusta es contar las historias que diariamente vive y leer las de otros que como él, escriben lo que se les canta. “En mi vida como lector he tenido la suerte de encontrarme con grandes escritores de todos los palos. Me encontré con Wenceslao Varela, con Horacio Quiroga, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri, Hernán Casciari, en entre otros. En definitiva, leyendo me encontré con muchos grandes, pero un día escribiendo me encontré conmigo, y ahí nace esta historia del blog propio, en el que, como siempre, escribo lo que "se me canta".

Deja un comentario

Your email address will not be published.Required

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Quizá tambien te interese leer

About Me

semecanta

César Reyes nació en San José de Mayo, Uruguay, el 16 de noviembre de 1982. Es redactor creativo, periodista y locutor. Lo que más le gusta es contar las historias que diariamente vive y leer las de otros que como él, escriben lo que se les canta. “En mi vida como lector he tenido la suerte de encontrarme con grandes escritores de todos los palos. Me encontré con Wenceslao Varela, con Horacio Quiroga, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri, Hernán Casciari, en entre otros. En definitiva, leyendo me encontré con muchos grandes, pero un día escribiendo me encontré conmigo, y ahí nace esta historia del blog propio, en el que, como siempre, escribo lo que "se me canta".

Subscribete a semecanta