San Lorenzo
Por Homero “Ato” Pugliese (Ver perfil del autor al final del post)

En 1958, año que San Lorenzo logra su primer título, su sede funcionaba de forma alternativa en las instalaciones del Club de Básquetbol y Paleta Sporting, Calles Rincón esquina Ciganda de San José de Mayo-Uruguay, donde actualmente se encuentra emplazado el edificio de la Junta Departamental, de allí figura una foto de los adherentes y comisión directiva.

Con el transcurrir de los siguientes años y con las campañas de 1960, 61 y 63, se fue trasladando a la calle Oribe, ubicándose en un bar llamado “As de Copas”, en la esquina de 18 de Julio y Oribe, propiedad del “Indio” Espinosa.

Hoy, la presente sede, ubicada en calle Oribe, era un terreno perteneciente a la familia Zugasti, muy allegada al club.

En aquellas primeras épocas Don Atilio y sus hijos cedieron generosamente aquel terreno donde se edificó una precaria pieza con su correspondiente churrasquera y una cancha de básquetbol con piso de balasto en sentido opuesto al actual gimnasio. Fue equipada con unas tribunas de madera conseguidas través de un convenio con la Comisión de Educación Física y el Club Troville de Montevideo. Quedando un lindo lugar para la práctica de Básquetbol y dar cabida a la actividad social de toda su parcialidad.

Se comenta que dichas tribunas fueron prestadas a Liga de Fútbol en ocasión de un torneo del Sur, y que nunca más retornaron, especulándose que terminaron como leña para hacer algunos asados.

Llegó un momento que la familia Zugasti tuvo que poner en orden la situación del aquel predio, dado que al ser una familia numerosa y se habían abierto sucesiones pendientes, había que vender. En virtud de esa situación, los dirigentes del Club San Lorenzo querían y tenían la voluntad de poder adquirir aquel terreno, pero las finanzas flaqueaban. Afortunadamente al final se llegó a un acuerdo. (Vale decir que en aquella época existía gente que colaboraba, tenía más empatía, solidaridad y era más generosa).

Se terminó solucionando el problema vendiendo una parte del terreno que daba a calle Oribe, para edificar viviendas a los empleados del antiguo Banco San José donde trabajaba “Pacho” Zugasti y el resto del terreno fue vendido en un precio razonable y en cómodas y flexibles cuotas a la institución.

De esta manera y hasta el día de hoy el club azulgrana siguió creciendo floreciendo como uno de las más importantes en el departamento gracias a su actividad social y deportiva que desarrolla.
Sin más que agregar, sería bueno hacer alusión a aquel dicho que reza; “los hombres pasan y las instituciones quedan”.

Pero también sería importante hacer un reconocimiento para aquella familia arraigada por tres generaciones, abuelos, hijos y nietos al club de sus amores.

Que lindo sería que a esa sede social la denominaran “Club Atlético San Lorenzo Sede Social Atilio Zugasti y familia”.

 

AtoPERFIL DEL AUTOR

Homero Pugliese, “el Ato”, es un productor audiovisual referente en la ciudad de San José de Mayo y Uruguay.

Hijo de uno de los pioneros del cine nacional, cuenta con un archivo de videos y fotos que muchos envidiamos. Lo bueno es que no se guarda esas reliquias, y cada vez que tiene oportunidad las comparte con todos los que manifiestan algún interés por acceder a ellas.

Hoy “el Ato” se animó a sentarse frente a su computadora, ya en la madrugada, y sacó el hincha que tiene escondido detrás de la cámara que siempre porta como una extensión de su cuerpo, y se largó a escribir sobre Don Atilio Zugasti y su familia, figuras fundamentales para que en la actualidad, San Lorenzo, equipo del que Ato es hincha, pueda contar con sede propia.

Precisamente es en este lugar, la sede del azulgrana, donde a lo largo de los años se han escrito historias maravillosas y se han forjado amistades que ni la muerte puede apagar, porque la mayoría de las veces los buenos resultados del fútbol y el deporte en sí, se comienzan a gestar fuera de la cancha, en las charlas y en el placer que nos da el encuentro con amigos en un lugar propio.

 

Agustin BerrielAgustín Berriel (El Cricaturista)

Agustín Berriel es un estudiante de Comunicación, que además, antes de recibirse, ya es comentarista de fútbol en el diario Primera Hora y en el programa Expectativa de Radio41, ambos medios de la ciudad de San José de Mayo en Uruguay.

“El Cabeza”, como le dicen, es amante del escritor argentino Alejandro Dolina (amante porque lo lee y escucha) y de The Betales. Hasta acá uno más o menos podía acertar cómo venía la mano en cuanto a gustos de este gran valor, pero pocos habríamos adivinado que ahora, a los 28 años de edad, descubriría que además de todo lo anterior, también es caricaturista.

Así que serán ustedes estimados lectores, los que den su opinión respecto a sus creaciones.

P.D: Si quieren ver más del “Cabecita” Berriel, pueden buscarlo en Twitter como: @berrielagustin

P.D de P.D: Si no les gusta como dibuja “El Cabeza”, lamento mucho, se lo van a tener que fumar todos los miércoles de diciembre y parte de enero. ¡Ahora sí, vamo y vamo!

 

Compartir

Escrito por

Invitados

En esta sección escriben personas que admiro, que quiero, o que simplemente me han pedido poder publicar en semecanta.com

0 Comments

  1. […] Don Atilio Zugasti, el santo del “Santo” […]

Deja un comentario

Your email address will not be published.Required

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Articulo anterior

Quizá tambien te interese leer

About Me

semecanta

César Reyes nació en San José de Mayo, Uruguay, el 16 de noviembre de 1982. Es redactor creativo, periodista y locutor. Lo que más le gusta es contar las historias que diariamente vive y leer las de otros que como él, escriben lo que se les canta. “En mi vida como lector he tenido la suerte de encontrarme con grandes escritores de todos los palos. Me encontré con Wenceslao Varela, con Horacio Quiroga, Mario Benedetti, Eduardo Galeano, Alejandro Dolina, Eduardo Sacheri, Hernán Casciari, en entre otros. En definitiva, leyendo me encontré con muchos grandes, pero un día escribiendo me encontré conmigo, y ahí nace esta historia del blog propio, en el que, como siempre, escribo lo que "se me canta".

Subscribete a semecanta